Crónica de la CharruaCon – 1/3

Guauu el primer congreso de Hacking y seguridad informática en todo el Uruguay. Esta vez me tocó estar en el sitio del organizador, por lo que se disfruta menos que siendo asistente. Pero como recompensa tiene el agradecimiento de toda esa gente que está ahí, disfrutando de cada exposición, jugando al CTF, aprendiendo, tomando notas, conociendo a otros.

De este tipo de eventos salen proyectos, ideas, trabajos, y para mí a nivel personal, es lo más lindo que hay. Sobre todo si pones tu granito de arena para que eso suceda. La química con Mateo fue inmediata, para un uruguayo que vive en el extranjero y que viene un par de veces al año, es difícil conectar con una comunidad que está ahí y quizás necesita más voz y presencia.

Voy a compartir entonces mi crónica de cómo la viví. Y vaya por delante un especial agradecimiento a mi compañero de cabina, Mateo que sobre sus hombros cayó gran parte de la organización, él consiguió los patrocinadores, y usó su línea de contactos para conseguir y formar la agenda tan buena que quedó.

Luego un agradecimiento especial a cada uno de los patrocinadores que asistieron, en especial a los que cruzaron el charco, montaron su stand y nos acompañaron en todo el evento.Y por último no menos importante y la razón de todo esto, cada uno de usted que asistió, aunque sea 1 hora, gracias por estar ahí y formar parte de esto.

La previa: Hack and Beers Uruguay

Mientras en España se piensa que Hack and Beers nació de forma espontánea allí, aquí en Uruguay se viene haciendo desde hace más de 4 años. Y me consta que en otros países también se lleva haciendo desde hace tiempo.

Lejos de los patrocinios, de la cerveza gratis, al calor del fuego de una parrilla, o con unas cervezas en una mesa, se reúnen un grupo de amigos, en donde todo aquel que se quiere unir siempre es bienvenido, como en mi caso. Y va formando una comunidad cada vez más grande. Las cuentas son claras y transparentes… Unos se encargan de la leña, comprar la carne, las bebidas, se divide el coste entre los asistentes registrados y se paga a partes iguales al final. Los segundo miércoles que cada mes, se reúnen para asado, cervezas y charlas o bien, para cervezas y charlas. Aunque no siempre se realizan charlas, la reunión, el intercambio de conocimiento, los mini proyectos colaboraciones y sobre todo el poder compartir con otros tus conocimientos, el poder aprender de otros, compartir experiencias, siempre está asegurado. El uruguayo es una persona muy humilde, hasta que no te pones a hablar con un uruguayo no dimensionas lo que puede saber el tipo, y mucho menos su experiencia de vida. Por lo que asistir a una hack and beers en Uruguay es una caja de sorpresa. Porque te encuentras a gente increíble, con mundo, gente que ha viajado, con mente abierta, con profundos conocimientos en ingeniería, tecnología. Con investigaciones de doctorados que merecen ser conocidas en el resto del mundo. Sinceramente una muy buena experiencia. Donde entre charla y charla se forja algo más importante aún que el compartir conocimiento. La amistad. Y un especial agradecimiento al que quema los asados, perdón, al asador oficial de la H&B que no hay quién lo mueva de la parrilla y deleita a los asistentes con sus historias y muy buen sentido del humor. Al único e inigualable Chiche