Esclavitud digital I

Hay un artículo muy interesante en el blog Zero Day en ZDNet, sobre el negocio de romper la seguridad de los CAPTCHA en India, una forma nueva de esclavitud movida siempre por la necesidad del dinero.

Antes que nada, para los que no saben hay que explicar que es CAPTCHA para los no entendidos. Bueno CAPTCHA es la abreviatura de «Completely Automated Public Turing test to tell Computers and Humans Apart», el «Test de Turing» o «Prueba de Turing» es el procedimiento desarrollado por Alan Turing para corroborar la existencia de inteligencia en una máquina. Fue expuesto en 1950 en un artículo (Computing machinery and intelligence) para la revista Mind. Se fundamenta en la hipótesis positivista de que, si una máquina se comporta en todos los aspectos como inteligente, entonces debe ser inteligente. Hasta la fecha no se puede desarrollar un algoritmo que pueda comprender la escritura manual de todo ser humano y por extensión si se ditorsionan letras rotandolas, alargandolas, invietiendolas o ensuciándolas una computadora no podría reconocerlas incluso si son generadas aleatoriamente por otra computadora, porque es incapaz de separar el ruido del mensaje, pero un humano sí puede hacerlo. Ese es el principio usado tanto por Google, Yahoo o MySpace para no permitir que un robot cree millones de cuentas para luego usarlas como plataforma de spam.

En la práctica el CAPTCHA es imposible de romper por una computadora, pero sencillo de resolver incluso para niños de 9 años. Debido a ello miles de compañías indias entre ellas decaptcher.com, ofrecen su servicio de descifrado de CAPTCHA por la módica tarifa de $2 por cada 1000 CAPTCHAS vulnerados, ¿cómo es posible ésto?, ¿acaso han descubierto cómo simular inteligencia humana en una computadora?, lamentablemente no. Lo que hacen es ser un intermediario entre los clientes (spamers) y los proveedores del servicio (desesperados tele-trabajadores). Para tal fin la empresa provee un API que permite desarrollar aplicaciones que toman el CAPTCHA generado por Google, MySpace, etc., y lo envía a ser procesado por los proveedores que son un grupo numeroso de digitadores mal pagados que reciben la imagen y escriben la solución que es enviada de vuelta al cliente, el sistema cuenta cuántas CAPTCHA exitosas se realizarón y se le factura el cliente, que usualmente es un spamer profesional.

Piensa Ud. que es una forma fácil de hacer dinero, pues le comento que no lo es. Considere ésto, aún si los $2 se los lleva el digitador (falsa suposición porque la mayor parte se la lleva el intermediario) el esperar por un CAPTCHA y tipear las letras correctas ( usualmente 6 u 8 ) no se puede hacer en menos de 30 segundos, de esa forma un digitador trabajando 8 horas al día sólo podría resolver 960 CAPTCHAS (8 horas x 60 minutos/hora x 2 CAPTCHA/minuto) asumiendo una eficiencia del 100%, así que en el mejor de los casos un obrero digital tendría que pasar más de 8 horas al día para hacer solamente $2 diarios, asumiendo que no se equivoca en ningun CAPTCHA y recibe todo el dinero pagado por el cliente.

Como vemos en este caso Internet esta permitiendo que se explote a millones de digitadores con salarios realmente bajos. Parte de ésto es posible debido a que la industria de los rompedores de CAPTCHA de la India, esta camuflada detras de la legal actividad del procesamiento de datos, y muchos de ellos incluso disfrazan su ilegal actividad aduciendo que ayudan a los impedidos (ciegos) a crear sus cuentas de correo. Parte del problema es que este negocio reposa sobre la base de miles de pequeños «emprensarios», con 10 a 30 PC, que compran el servicio de proxy de compañías como decaptcher.com, haciendo de ésta forma muy difícil parar esta ilegal actividad.

En el blog Zero Day, aparecen varios de los pantallazos de los terminales de los digitadores, así como muestras de cómo estos pequeños negocios se publicitan por Internet, incluso hay uno afirma poder romper 700 mil CAPTCHAS diariamente.En fin otra forma de utilizar la tecnología para esclavizar a los pobres.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *