Usted trabaja para Facebook, Twitter y Google porque les hace el contenido.

Extractos del excelente artículo de Pablo Pardo, del mundo.es
La verdad que el artículo es excelente, del cual voy a extraer algunas partes muy
muy interesantes.
  • Usted trabaja para Facebook, Twitter y Google porque les hace el contenido
  • Y esas empresas lo saben absolutamente todo sobre usted

Posiblemente a todos nos aterraría que al entrar en el supermercado, el guardia jurado de la puerta dijera: «Perdone, señor X. ¿Tendría la amabilidad de aguardar unos instantes?», y a continuación dijera por los altavoces «El señor X está aquí». En un minuto, media docena de empleados saldrían del almacén y pondrían los artículos que usted: 1) Suele comprar; 2) No compra, pero mira a menudo; y 3) Podría verse inclinado a comprar, basándose en lo que ha comprado y en lo que ha mirado otras veces.

Asusta, ¿verdad? Si una persona supiera todo eso de usted, ¿iría a los tribunales? ¿Llamaría a la guardia civil? ¿Le bastaría con que la dirección del ‘súper’ le dijera: «No se preocupe. Sí, es cierto, tenemos todos esos datos. Pero nosotros no sabemos su nombre. Usted es solo un número para nosotros. Todo esto es hecho por algoritmos, por fórmulas matemáticas. estos empleados no saben quién es usted».

Eso es lo que usted hace cada vez que entra en Internet desde su ordenador. Y no digamos si encima está registrado en Google. Si, además, usted (como yo) escribe en Twitter o en Facebook , es todavía mejor, porque usted crea el contenido de esas redes sociales, que a su vez ellas usan para dirigir publicidad personalizada, personal e intransferible a usted cada vez que entra en esas webs.

De modo que usted trabaja para Google. Gratis. Y yo. En mi caso, puedo decirle que trabajo también para Facebook y para Twitter. Siempre gratis. No solo gratis. A medida que usted trabaja para esas empresas, éstas reducen su libertad.

Usted trabaja para Facebook, para Twitter y para Google (o para lo que venga después) porque usted les hace el contenido a esas empresas. Y esas empresas lo saben todo, absolutamente todo de usted. Con esa información, le reducen las opciones de búsqueda en Internet y le dirigen anuncios a usted. A mí, por ejemplo, me salen resultados muy diferentes cuando tengo mi cuenta de gmail (el correo electrónico de Google) abierta y entro en el portal de vídeos YouTube, que es propiedad de esa empresa. YouTube reconoce mi ‘firma’ desde mi email y me muestra vídeos diferentes de los que obtiene, con la misma búsqueda, si no he entrado antes en Google. Pero es que YouTube también me da resultados diferentes según entre desde mi PC, mi iPad o mi iPhone.

Usted no solo trabaja para gigantes estadounidenses tipo Twitter, para Facebook y para Google. También para, por ejemplo, aerolíneas europeas. Si usted busca en las páginas web de esas líneas aéreas distintas opciones de vuelos entre dos ciudades, los ordenadores de la compañía sabrán que usted está muy interesado en hacer ese viaje. Y, por tanto, reducirán la visibilidad de las opciones más baratas….

 

…Después de hacernos ateos todos, le hemos entregado el secreto de confesión a los algoritmos. Ellos son el ‘ser’ omnisciente que sabe todo lo que hacemos y se encarga de decirnos qué debemos comprar y cuánto debemos pagar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *